Cuestión de vida

Hay preguntas que asoman sigilosas,

me visitan cada vez más asiduas,

me dan un toque en la cabeza

y se ocultan tras el espejo.

Las busco y las pierdo,

cuando la mirada

sobre deshilachados hilos de plata,

entre la amarilla maraña

que adorna mi cabeza matutina.

Se va ordenando el día

a la celeridad de un tren de alta velocidad.

Mientras mi cuerpo aun arrastra una media

mañana, el sol ya va esculpiendo,

las sombras que tragará la noche.

Las preguntas se asoman y se esfuman

olvidando el rancio aroma que desprenden,

en la taza del café de la tarde

o al doblar una esquina,

en el viento que ya siempre frío.

El otoño largo ha llegado y aun con suerte,

sé que apenas durará un suspiro.

…a menudo

una pregunta se recuesta entre mis párpados,

y la voz recurrente resuena el silencio

despertando mis oídos:

-¿Porqué tantas preguntas

a estas alturas de la vida?

pero entonces, esa otra voz de no sé donde…

-El misterio crece la curiosidad

junto al tiempo.

Es el miedo viejo, que dice que ya ni se siente,

y pare otro.

Mientras el recién nacido,

en llanto a una temida despedida…

él le entona incógnitas,

nanas que interpelan, sobre la muerte a la vida.

Pero créeme, la respuesta, vivirla.

Por fin dormimos,

sé que un nuevo asalto me pillará por sorpresa,

tanto a mi, como a ellas.

*Cuestión de vida.-JOff

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s