Esencia

Un día

quise detener el

mundo,

barrer todos sus

caminos,

inmunizada

de todos sus virus,

caminar sobre

su nada.

Caminé en línea recta,

olvidé barrer

encrucijadas.

Caminé en línea recta,

olvidé barrer montañas.

Caminé en línea recta…

olvidé borrar el sol,

la sombra me

acompañaba,

olvidé su noche

la oscuridad me

atrapaba.

Caminé empecinada

la línea recta imposible,

pues nada…

jamás será nada.

Tuve conciencia del ser,

en arcano latido

que la tierra clamaba,

que mientras al par de

mis pasos,

ante mis pies avanzaba,

que aun detenido el

camino,

todo invadía, rodeaba.

Presidía,

paisaje, sendero,

cuerpo ser y alma.

Y es que el mundo…

no era si no vida,

su exhalación

partícula, esencia,

materia

que la conformaba.

Hoy sé,

que sólo quise detener

dolor,

y el dolor… por amor

duele,

y se duele por amor.

Se duele, siente,

se está, se es,

y no, no habla

amor… dolor,

sólo dice miedo,

miedo el tránsito,

sus cavernas,

todas las pedradas.

Hoy sé que jamás nadie

podrá huir de si mismo,

pues de amor somos

como lo es la vida,

la vida el mundo,

y este, todo universo.

Que todo cambia

todo fenece,

que aun por el todo

nunca será la nada,

pues el amor…

permanece.

Esencia. – JOff

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s