En el amor imperturbable

Manantial de la noche fría

viniste a anegar

las últimas manos,

el último suspiro

envenenado.

Sumergirste los pesares,

y en su fuerza,

la corriente no bastó

para arrastrarlos al río.

De los ribazos hace emerger

una sola lágrima,

todos los barros y lodos,

mas en su brillo,

en todo su destello,

este corazón aún conserva,

amada y protegida…

su primera pepita de oro.

*En el amor imperturbable.-JOff

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s