Un cielo a cada día

Busco su cielo a cada

amanecer,

y el día camina descalzo

hacia sus zapatos,

calza la sonrisa del niño,

desnudo,

abre y ofrece sus manos.

Y a cada día busco su cielo,

libero el alma sostenida,

derramo,

la última brisa precavida.

A duras penas,

el azul mantiene su azul,

mas hay veces,

aun si tan contadas,

que viste de feria,

recorre danzando

hasta su noche.

Pocas, escasas,

el cielo se crece,

tan enorme…

que el infierno,

ni a doblar una esquina

se atreve.

A cada amanecer

busco su cielo,

su recompensa,

encontrarlo,

aun si escasas

tan pocas veces…

al día,

buscar su cielo

merece.

*Un cielo a cada día

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s