… hasta aquí.

…la pequeña caja de pecho,
se agrieta, resquebraja,
no hay más espacio,
no logro contenerlo,
la presión hará estallar
hasta la última célula.
Este cuerpo sostenido,
con hilo de sueños y anhelos.
Será sepultado.
El dolor de vida es demasiado grande,
cae de vez,
toda la lluvia que no cayó antes,
se desploma,
sobre la última esperanza.
La fe huyó hace tanto tiempo…
y no, no fuí tras ella, no salí a buscarla.
Tal vez sea lo mejor,
no se debe continuar dibujando mapas al amor,
cuando este es incapaz de encontrar el camino a casa.
Gran paradoja,
me has vencido,
mas porque me rindo,
me vences.
Cree él, innecesario,
buscar encontrar,
derramarse,
lloverse sobre los que por encima de todo,
le proclaman, defienden, creen.
Que reviente, estalle el pecho,
que una lluvia ácida anegue,
este cuerpo que ya,
invierno perenne,
este frío que ya…
ni hielo que más congele.

*… hasta aquí.-JOff

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s