… que respira ( El llanto de una piedra)

No has cumplido con tu parte,

yo hice lo que de mí se esperaba,

respiré.

Pero dime, ¿porque no anfibio?

insecto casi mejor,

Como… si ni respirar.

Para qué?.

Una piedra!, guijarro o roca,

robusta, dura.

Insensible,

aun así, servicial necesaria.

inadvertida

como en cada tropiezo.

inocua por si misma,

indiferente hasta de indiferencia,

muerta para mi misma.

Y aquí y hasta ahora, tú no cabes,

no me cabe ningún Dios.

Porque…

cuanto habrías sabido serlo,

si antes hubieses sido hombre.

Cuanto sabrías del que vive respirando,

tan solo para intentar sobrevivirse.

Cuanto de la proyección que el hombre

hace de sí mismo, para crearte y así creerse,

para poder continuar en la soledad sin ti.

Sabrías de tu no existencia sin ninguno de nosotros,

y yo por fin habría comprendido porque me faltas,

porqué me he fallado,

habría comprendido que no hay a quien suplicar,

a quien recriminar, a quien dolerse,

agradecer, o maldecir, salvo a uno mismo.

Sabría como ahora sé,

que no hay Dios sin hombre,

ni hombre que pueda llegar hasta su mismo Dios.

que respira.- JOff

*El llanto de una piedra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s